lunes, 8 de noviembre de 2010

EL NIÑO DEL PIJAMA A RAYAS John Boyne

Por: Andrea Vara

Esta historia narra la amistad de dos niños Bruno y Shmuel durante la segunda guerra mundial.
La amistad de estos niños empezó un día en el que Bruno estaba aburrido ya que se había mudado y no tenía amigos, ese día Bruno fue hasta una alambrada que le llamaba mucho la atención y vio al otro lado que se encontraba un niño de piel pálida y peladito, Bruno se acercó a él y empezaron a hablar. Ellos se hicieron muy buenos amigos y Bruno cada tarde iba hasta ese lugar para poder conversar con su nuevo amigo, Bruno nunca les menciono a sus padres sobre la existencia Shmuel ya que temía que a sus padres no les cayera bien la noticia.
Durante un buen tiempo Bruno e Shmuel conversaban de todo lo que vivía cada uno y así Bruno se iba dando cuenta de que su amigo no la pasaba bien en ese lugar en el que estaba y decidió llevarle algo de comer cada vez que podía.
Después de un año la madre de Bruno había decidido que ya era el momento de regresar a Berlín, todos regresarían menos el comandante ya que era el encargado de los campos de concentración en donde mataban a los judíos, al darle la noticia a Bruno de que dejarían su casa este se puso muy triste ya que no podría volver a ver a su amigo.
A la tarde siguiente llovió mucho y Bruno temía no poder despedirse de Shmuel pero después de un rato la lluvia paro y fue hasta donde estaba el niño. Un día anterior Shmuel no encontraba a su papá y le pidió ayuda a Bruno, Shmuel le dio un pijama a rayas para que nadie se diera cuenta de que se había metido, Bruno cabo un hoyo en el suelo y entro al campo de concentración, junto con Shmuel empezaron a buscar a su padre hasta que unos hombres armados los empujaban a ellos y a un grupo mas de personas para que entraran a un cuarto, Bruno estaba desconcertado y tenía miedo de que lo encontraran pero Shmuel lo intentaba calmar diciendo que todo pronto pasaría.
Los padres de Bruno estaba preocupados por él ya que no había vuelto a casa, la madre de Bruno, no regreso a Berlín para esperar alguna noticia de su hijo pero esta nunca llego, solo que el padre de Bruno encontró la ropa del niño tirada al costado del hueco que había hecho y supuso que el niño había entrado pero que ya era demasiado tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario