miércoles, 10 de noviembre de 2010

EL SÍ DE LAS NIÑAS Leandro Fernández de Moratín

Por: Fátima Santisteban Castillo

Don Diego y doña Irene han ido a buscara doña Francisca, la cual se esta educando ahí en un convento, y a sido pedida en matrimonio por don Diego quien habla con su criado Simón, quien entiende que habrá una boda muy pronto, será su patrón (Don Diego) quien se casa con una jovencita de dieciséis años. Al llegar Doña Irene y su hija Paquita se entrevistan con don Diego. Luego la mama de Paquita la grita por lo fría que se comporto ante su futuro marido

Luego en una conversación con Don Diego y Doña Irene, le cuenta que su hija quiere ser monja, y Don Diego piensa que esa decisión puede ser a que Paquita no quiera casarse con el y decide hablar con Paquita, conversaban tranquilamente y luego llego Doña Irene, quien trata de meterse para que su hija no hable mas de la cuenta, pero Don Diego le pide que salga y que la deje a solas con Paquita, quien se encuentra mas nerviosa de lo que ya estaba

Don Diego siempre le preguntaba si estaba de acuerdo con su matrimonio y ella contestaba lo que su madre le decía. Ante eso Paquita le envía un telegrama a su amado Don Félix pidiendo ayuda. Al recibir el telegrama decide ir en búsqueda de su amada. Al llegar se ven a escondidas y le promete que hará lo posible por impedir esa boda

Don Félix, cuyo nombre verdadero es Carlos (Don Carlos), ese día se da con la sorpresa de que don Diego es su tío. A consecuencia de esa verdad, Carlos indica su retorno al regimiento, cuando Paquita se entera que su amado se iría, se queda desconsolada porque Don Carlos no le avisa de su partida.
De madrugada, Don Carlos quien aun sigue en Alcalá, lleva una serenata a Paquita y le arroja un mensaje escrito, y este mensaje lo lee Don Diego y comprueba realmente el amor que se tienen Paquita y su sobrino y decide que ese amor se realice y así Paquita y Don Carlos pudieron conservar su amor para siempre. Concluyendo así el final de la obra con la unión de dos jóvenes enamorados para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario