lunes, 1 de noviembre de 2010

LA CHUNGA Mario Vargas Llosa

Por: Gabriela Castillo

En el presente resumen se abordara la tercera de las cinco obras teatrales que hasta el momento el artista hispanoamericano Mario Vargas Llosa, ganador del premio Nobel, ha publicado.

La Chunga está dividida en dos actos y quince cuadros (cinco en el primer acto y diez en el segundo); y cada uno de estos últimos lleva un título que define o comenta a veces la acción, otras veces la perspectiva o algún que otro personaje.

El argumento de la pieza, como se acaba de mencionar, es bastante simple. En una cantina de las afueras de Piura, cuatro amigos – que se hacen llamar los Inconquistables - juegan a los dados como de costumbre. Una noche, evocan el episodio de cuando Josefino, el más mujeriego del grupo, llevó al bar a su última conquista para alardear de ella con sus compañeros y presentársela a la Chunga, la dueña del mugriento local. Esta última, cautivada por la joven y hermosa Mercedes, no se preocupa por ocultar su deseo de entrar en intimidad con la ingenua Mechita.

Todos recuerdan que, aquella noche, Josefino pierde a los dados una gran cantidad de dinero; y que éste, habiendo notado la debilidad de la Chunga hacia la muchacha, le propone un trato: por tres mil soles, le alquilará a Meche una noche entera.
La Chunga acepta y se lleva a la joven al cuarto del segundo piso del bar. Lo que pasa a partir de ese momento nunca se sabrá. Lo único cierto es que Meche, a partir de esa noche, desaparece misteriosamente para siempre. Así es como en el presente de la escena, después de un tiempo indefinido al rememorar el episodio, cada uno de los Inconquistables crea la continuación de aquella historia misteriosa y la revive como si fuera un auténtico y vívido recuerdo, según su propia perspectiva individual la cual es determinada por los demonios personales.
Cuando los personajes vuelven del tiempo de la memoria al presente de la evocación, es la hora de cerrar el bar y los Inconquistables se van pensando en la próxima noche de vagancia que pasarán en la taberna de Piura.

Como se puede apreciar, se trata de una historia planteada con un procedimiento que consiste en la recuperación retrospectiva del pasado, donde la parte fundamental es representada por el “relato secundario”. Ello se puede evidenciar cuando los Inconquistables, dejando el tiempo del presente (en el cual únicamente se juega la partida de dados) y penetrando en el de la memoria, se ven involucrados en secuencias de cierto dinamismo y donde la temporalidad del presente de la escena, ya lenta de por sí, en algunos momentos llegará hasta a bloquearse, para dejar espacio al tiempo subjetivo del recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario