domingo, 7 de noviembre de 2010

ORGULLO Y PREJUICIO Jane Austen

Por: Cynthia Lira
“Orgullo y Prejuicio” es una comedia romántica escrita por Jane Austen, y considerada una de las novelas mas famosas de la literatura inglesa.

La historia se da entre los siglos XVIII y XIX en Londres, Inglaterra. Ahí es donde vive la familia Bennet, la madre al tener cinco hijas ve el matrimonio su única esperanza, pues estando casadas no serian abandonadas cuando su primo el Sr. Collins, único heredero vinculado por la familia por ser hombre, reciba la casa como posesión cuando llegue la muerte del Sr. Bennet.

Un día la Sra. Bennet estaba emocionada en su casa pues se había enterado que Bingley, un joven con una considerable fortuna, se estaba mudando temporalmente a una finca cerca de su casa, esta era para ella la oportunidad de poder casar a una de sus hijas.

Tiempo después, Bingley y su mejor amigo Darcy, que había llegado tiempo después para acompañarlo, asisten a un baile en la ciudad, la Sra. Bennet al enterarse alista a sus hijas para que también acudan. Darcy era una persona con mucha fortuna y tenía una personalidad que mostraba elegancia. Pero en el baile Elizabeth, escucha que Darcy rechaza la sugerencia de Bingley de sacarla a bailar porque para el, ella no era lo suficiente bonita por lo tanto no llamaba su atención. Elizabeth siente que han herido su orgullo y en cada ocasión que podían hablar, con su ingenio decía ironías que dejaban a Darcy sorprendido, por otro lado Bingley era una persona amable y romántica, y encuentra inmediatamente admiración por Jane la mayor de las hermanas.

Días después llega a casa de los Bennet el Sr. Collins con el fin de casarse con una de sus primas para compensar lo que pasaría con ellas. Sabiendo la madre que Jane podría casarse con Bingley en el futuro, le dice al Sr. Collins que Elizabeth podría ser muy buena pareja para el y siguiendo la sugerencia el Sr. Collins le pide matrimonio a Elizabeth, pero esta le rechaza.

A la ciudad estaban llegando oficiales, Elizabeth empieza a enamorarse de uno de ellos, el Sr. Wickham que dice a sido privado de recibir su herencia por Darcy, esta situación hace Elizabeth fortalezca su desaprobación hacia Darcy. Por eso cuando Bingley decide repentinamente, marcharse de nuevo a Londres, Elizabeth sospecha que Darcy está detrás porque sabia que Jane y Bingley estaban enamorados.

Para alejarse de todo lo que estaba ocurriendo Elizabeth visita a Charlotte, su mejor amiga que se había casado con su primo el Sr. Collins, ambos vivían ahora bajo el dominio de la tía de Darcy, Lady Catherine. Estando con ellos, Darcy visita a su tía, en la propiedad vecina. Es así como Elizabeth y el están obligados a verse diariamente. Los encantos de Elizabeth, acaban encantando a Darcy, lo que provoca que finalmente le declare su amor; pero Elizabeth se siente sorprendida e insultada por el método de proponer matrimonio, pues Darcy le dice que esta contra su propia voluntad, por el origen inferior de ella, su degradación y su alocada familia. Nuevamente herida en su orgullo, Elizabeth le reclama que había descubierto que Darcy convenció a su amigo para que cortara la relación con Jane y sus supuestas injusticias hacia Wickham.

Darcy intercepta a Elizabeth el día siguiente y le entrega una carta. En esta, el justifica sus acciones por interferir en la relación entre Bingley y Jane, revela asimismo su historia en relación con el Sr. Wickham y la verdadera naturaleza de éste. Elizabeth queda avergonzada a la vista de estas aclaraciones y reconoce que el orgullo y el prejuicio la habían cegado.

Más tarde, Elizabeth se va de vacaciones con sus tíos cerca de la finca de Darcy, y se proponen a ir a ver su mansión mientras él se encuentra fuera. Queda impresionada por su tamaño y por la organización de la ama de llaves. Por eso se avergüenza cuando se tropieza con Darcy, pero Elizabeth nota que su comportamiento respecto a ella ha cambiado, es más cálido y mas educado, entonces Elizabeth empieza a pensar que bajo su orgullo yace una naturaleza leal y generosa.

Justo cuando su relación con Darcy empieza a ser más prospera, Elizabeth queda horrorizada al saber que, estando fuera, su hermana menor Lydia se había fugado con Wickham. Una relación sin matrimonio destruiría el honor de los Bennet y reduciría las posibilidades de matrimonio de las otras hermanas. Cuando la familia investiga, descubren que Wickham abandonó el servicio para eludir deudas. Elizabeth le cuenta esto a Darcy y él asume la misión de encontrar a Wickham y sobornarlo para que se case con Lydia, por sentirse responsable al no haber revelado a tiempo su verdadero carácter, pero lo mantiene en secreto para Elizabeth y su familia. Darcy consigue encontrar a Lydia y Wickham, paga su boda y les da dinero.

Elizabeth descubre accidentalmente el papel de Darcy y esto completa un giro radical en sus sentimientos comienzando a lamentar haber rechazado la proposición de matrimonio que le había hecho Darcy.

Lady Catherine descubre los sentimientos de Darcy hacia Elizabeth, lo que amenaza su ambición de casarlo con su propia hija. Entonces visita inesperadamente a Elizabeth y con brusquedad intenta presionarla para que lo abandone, sin conseguir nada. Irónicamente, esto sella la relación entre Elizabeth y Darcy, porque cuando Lady Catherine se queja a Darcy de la obstinación de Elizabeth, él se da cuenta de que los sentimientos de ella han cambiado, lo que le da suficientes esperanzas para intentarlo otra vez. Cuando Darcy le propone matrimonio por segunda vez, Elizabeth acepta, para esto a Jane, el Sr. Bingley ya le había propuesto matrimonio. La historia termina cuando las dos hermanas se casan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario