domingo, 28 de agosto de 2011

EL ÁNGEL NÚMERO DOCE - Og Mandino

Por: Claudia Delzo

John Harding se encentra en un cuarto deprimido y a punto de suicidarse, cuando recuerda cómo conoció a su esposa y fue poco a poco teniendo ascensos en su trabajo y hasta que por fin lo nombran presidente de un a compañía de software, por lo cual tuvo que regresa a su pueblo a vivir y compran una casa con su esposa e hijo.En el pueblo lo consideran un héroe debido a sus logros, y les hacen un homenaje a él y a su familia y lo considera ese el momento más feliz de su vida. Entonces regresa del pensamiento y recuerda lo que paso hacia dos semanas, la muerte de su esposa e hijo en un accidente automovilístico y ya con pistola en mano, está decidido a suicidarse, cuándo un ángel de repente lo hace cambiar de pensar.Sonaba la puerta, era el amigo de John, Bill West, su amigo mas intimo de la infancia, lo invitó a dar un paseo por la cancha de baseball de la ciudad y liga infantil, para así ofrecerle ser el manager de un grupo de niños, Los Ángeles, el equipo al que había pertenecido John cuando niño. John se queda indeciso y Bill se despide y se aleja despacio, cuando de repente tropieza y agarra una pelota de baseball ya muy desgastada y se la avienta a John.
John regresa a su casa y empieza hablar con los empleados de su casa para que limpiasen la casa. Pasado un rato el ama de llaves le dice a John que no supo que hacer con los juguetes del niño y algunas cosas de su esposa, así que las dejo donde estaban, y se retiró. John cayó en la depresión y volvió a pensar seriamente en suicidarse.
Llegó el día en que se escogieran a los integrantes de su escuadra para la liga infantil, entre todos los niños alegres sobresalía un niño de once años, baja estatura y pocas habilidades, tropezaba, no agarraba las pelotas, pero se esforzaba por dar lo mejor de él, los demás chicos se burlaban pero el niño seguía intentando y siempre sonriendo, el nombre de este niño era Timothy Noble que fue el ultimo jugador en ser escogido, era su ángel numero doce.Timothy Noble tuvo que quedarse media hora después de cada entrenamiento para poder estar al mismo nivel de los demás Ángeles. El equipo seguía progresando, y en el último entrenamiento antes del primer juego de la liga, a todos los niños se les entrego su uniforme de los Ángeles, y como siempre, John se quedaba un rato mas para entrenar a Timothy Noble, y entonces entablaron una conversación
Timothy le contó a John que vivió en Berlín Alemania, que su papá estaba en el ejército, y que hacia poco tiempo se regresaron a los EE.UU., pero que llegando, enseguida los abandonó, y su mamá pidió el divorcio. Y después le dijo que el “mejoraría día con día” Y que “nunca…nunca…nunca…nunca….nunca se daría por vencido”. Dijo que todo eso lo había aprendido con el Dr. Messenger, que era el doctor que siempre los atendía a él y a su mamá, y que siempre lo iba a ver practicar, que era una persona muy agradable.
Llegó el día del campeonato entre ligas, el juego les tocaba era contra los Yanquis, fue muy duro, y muy parejo también, iban a cero carreras los dos, hasta que en una jugada, los Yanquis bateando, lanzaron una bola muy alta y de baja velocidad de descenso, iba hacia Timothy, era una bola muy fácil de atrapar, pero la bola pegó en el guante de Timothy y después cayó al césped, haciendo que los Yanquis ganaran el juego, al final del partido, Todd Svenson le dijo a Timothy que nadie es perfecto, y que nunca se diera por vencido.
John en el carro recuerda que en su primer partido de la liga, cometió un error similar y no quería llegar a casa, ya que se sentía avergonzado, así que se quedó a llorar en medio del jardín, hasta que llegó su papá a buscarlo y le dijo que todos cometían errores y tenían días malos y buenos, así que regreso por Timothy a darle consuelo, le pidió que le mostrara su guante, que estaba todo deshecho y le dijo que para el siguiente encuentro le daría el guante de su hijo, ya que la mamá de Timothy no tenía dinero para comprarle uno nuevo.
John entró a la habitación de su hijo para sacar el guante de baseball, cuando de repente entra la ama de llaves para hacer el aseo, y le dice que acababa de ir al cementerio para ir a rezar por su esposa e hijos difuntos, y le preguntó a John que si ya había ido, él contestó que no, que no podía superarlo, así que se fue al enfrentamiento media hora antes de la hora acordada, para entregarle el guante a Timothy, el niño ya estaba allí, y le dio las gracias por el guante y le prometió que ahora si iba a mejorar, y así fue en general todo el equipo, ya que ganaron los tres juegos siguientes, los padres decían que era todo gracias al pequeño Timothy que les daba animo a sus compañeros de equipo, al terminar el juego contra los Yanquis, se fueron todos. John tomo un camino viejo, para recordar algunos lugares a los que andaba cuando era niño, y de repente ve al pequeño Timothy caminando por el camino oscuro, y decide llevarlo a su casa, al llegar, se dio cuenta que era una casa de palos, ya viejos muchos, la mamá ya esperaba al pequeño en la puerta, la mama invito a pasar a John, le dio las gracias por que haber llegado a la vida de Timothy, ya que le había cambiado la vida, la mamá era muy joven, pero estaba un poco descuidada, estaba sonrojada por John, entonces le ofreció de cenar, pero el se negó, diciendo que tenía cosas que hacer, le preguntó si Timothy ya tendría lista su bicicleta para la semana siguiente, si no para pasar a recogerlo, y la señora Peggy Noble le dijo que si, por lo que John pasó a retirarse y la señora Noble, le besó la mejilla y le dio de nuevo las gracias. John se fue conduciendo a casa.En el siguiente juego, una cadena de televisión le quiso hacer una entrevista a John, pero se negó, y les dijo que mejor filmaran el juego, perdieron los Ángeles contra los Yanquis, pero ganaron su siguiente juego contra los Cachorros, así que iban en segunda posición, detrás de los Yanquis. En éstos juegos Timothy había mejorado, ya que bateó su primera bola buena, e hizo su primera captura de pelota buena, pero se veía pálido, y un poco triste.
Entonces alguien le dice a John que a Timothy se le rompió de nuevo la cadena de su bicicleta, John llevó a Timothy a su casa, pero antes, pasaron a la casa del entrenador para regalarle la bicicleta de su hijo, el último regalo de cumpleaños que había recibido, Timothy le da las gracias, y le dice que es la primera bicicleta nueva que tiene, así que lleva a Timothy a su casa, pero ésta no tiene luces prendidas, y dice el pequeño que todavía no ha de haber llegado su mamá del trabajo, pero que le había prometido que iría a verlo el partido por la temporada, aunque el jefe la regañara por faltar al trabajo. Entonces John le prometió que en el siguiente juego lo dejaría batear las seis entradas, ya que tenían asegurada ya la final, y así fue, pero no un gran día para el equipo, ya que apenas ganaron a los cachorros, quienes ocupaban el tercer puesto en la liga, ya sin posibilidades.
Llegó el día más esperado por todos, la gran final, el Dr. Messenger y la Sra. Noble, fueron a ver a Timothy, fue un juego muy reñido Timothy hizo su primer bateo sólido, y en seguida comenzaron a decir todos el lema ¡Nunca te des por vencido!
John regresó a su vida agitada de antes, su compañía de software sacó al mercado un programa de procesador de texto. Pero un día al llegar a su casa, encuentra en la contestadota varias llamadas del Dr. Messenger, diciendo que tenia algo urgente que decir, entonces John se comunicó y le dijo al Dr. Que si podía ir en ese momento a hablar con el. Legó el doctor y le dijo que Timothy tenía un tumor cerebral por lo que le sugirió que fuera a verlo.
John en seguida compró varios juguetes y sacó dinero del banco, y lo visitó, el niño ya andaba en silla de ruedas y dormía mucho, así que fue y le dio las gracias por todo lo que había hecho por él, y le dio su tarjeta a su mamá y dinero, ya que se había quedado desempleada. Timothy le pregunta al señor Harding que si rezará por el cuando muera como hace con su esposa eh hijos, y éste le contesta que sí, y se retira. Timothy muere y John cumple la petición que el le hizo rezar por el.
John contribuyó a la construcción de la biblioteca de la ciudad, y le puso el nombre de Harding-Noble, cuyo vestíbulo tendría dos pinturas al óleo de dos niños, Ricky (su hijo) y Timothy (su ángel numero doce).

No hay comentarios:

Publicar un comentario