jueves, 29 de septiembre de 2011

AGUA - J. M. ARGUEDAS

Por: Nicolay De La Torre Ugarte Nicosia

La ausencia de lluvias hace necesaria una repartición justa de las aguas pero Don Braulio suele entregarla solo a sus allegados y amigos, también a propietarios blancos o mestizos como él, mientras que a otros los odia. En las tierras de los comuneros indios se secan; la repartición de esta se realiza cada semana en la plaza del pueblo donde se convoca a los pobladores. Llegan el niño Ernesto y el cornetero Pantaleón luego se asoman otros muchachos; todos ellos son escoleros, todo el pueblo oyendo la música tocada por Pantaleón todos se divierten, los primeros comuneros en llegar a la plaza son los tinkis, que se precian de ser los más valientes y osados; luego aparecen los de San Juan o sanjuanes los mas miedosos. Pantaleón que había vivido un tiempo en la costa, el trata de difundir ánimos en los comuneros para que se enfrentan a los abusos de Don Braulio, mientras tanto llega a la plaza Don Pascual el repartidor de agua o semanero, el está ya decidido de resistir a Don Braulio por su explotación dando el agua de la semana a los comuneros pobres que más la necesitan, de pronto en un momento llega Don Braulio que al enterarse de lo sucedido tira balazos y a uno de los comuneros lo hiere causándole una herida, mientras el pueblo huía del lugar Pantaleón gritaba para darles ánimos de enfrentar a Don Braulio. Un día después de lo ocurrido el niño Ernesto va a enfrentar a Don Braulio en su haciende, le tira la corneta de Pantocha a la cara haciéndolo sangrar luego ordena que golpeen al niño pero este se dio a fuga , refugiándose en un pueblo llamado Utek'pampa donde él puede darse cuenta que los indios de ese pueblo se hacen respetar sus derechos y son libres de cualquier abuso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario