miércoles, 28 de septiembre de 2011

EL SUEÑO DEL PONGO - José María Arguedas

Por: Claudia Miranda Chiu


Esta historia empieza cuando un siervo indio se dirige a la hacienda para cumplir su turno de pongo o sirviente. Era un hombrecito de cuerpo esmirriado y con ropas viejas. Solo con verlo, el patrón se burló de su aspecto y de inmediato le ordenó hacer la limpieza. El pongo se portaba muy servicial; no hablaba con nadie; trabajaba callado y comía solo. El patrón tomó la costumbre de maltratarlo y fastidiarlo delante de toda la servidumbre, cuando esta se reunía de noche en el corredor de la hacienda para rezar el Ave Maria. El patrón obligaba al pongo a que imitara a un perro; el pongo hacía todo lo que le ordenaba, lo que provocaba la risa del patrón, quien luego lo pateaba y lo revolcaba en el suelo. Incluso los demás siervos no podían contener la risa al ver tal espectáculo. Y así pasaron varios días, hasta que una tarde, a la hora del rezo habitual, cuando el corredor estaba repleto de gente de la hacienda, el pongo le dijo a su patrón: Gran señor, dame tu licencia; padrecito mío, quiero hablarte. El patrón, asombrado de que el hombrecito se atreviera a dirigirle la palabra, le dio permiso, curioso por saber qué cosas diría. Entonces el pongo empezó a contarle al patrón lo que había soñado la noche anterior: ambos habían muerto y se encontraron desnudos ante los ojos de San Francisco, quien examinó los corazones de los dos. Luego, el santo ordenó que viniera un ángel mayor acompañado de otro menor que trajera una copa de oro llena de miel. El ángel mayor, levantando la copa, derramó la miel en el cuerpo del hacendado y enlució con ella desde la cabeza hasta los pies. Cuando le tocó turno al pongo, San Francisco ordenó a un ángel viejo. Embadurna el cuerpo de este hombrecito con el excremento que hay en esa lata que has traído: todo el cuerpo, de cualquier manera, cúbrelo como puedas, ¡Rápido! Entonces, el ángel viejo, sacando el excremento de la lata, lo derramó en todo el cuerpo del pongo, de manera tosca. Hasta allí parecía que esa era la retribución de ambos y así creyó entender el hacendado, que escuchaba atento tal relato. Sin embargo, el pongo advirtió rápidamente que allí no terminaba la cosa, sino que San Francisco, luego de mirar fijamente a ambos, ordenó que se lamieran el uno al otro, en forma lenta y por mucho tiempo. El viejo ángel rejuveneció y quedó vigilando para que la voluntad de San Francisco se cumpliera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario