viernes, 30 de septiembre de 2011

WARMA KUYAY - Jose Maria Arguedas

Por Maria Pia Sarrin

El relato comienza cuando el niño Ernesto es humillado por Justina y por otros paisanos. Ya de noche el niño Ernesto es llevado por el Kutu al caserío de arriba, donde el Kutu le confesó al niño Ernesto que Don Froylan había abusado de Justina y que como era india no podía vengarse. Ernesto al ver que el Kutu no hacía nada por la mujer que los dos amaban, se sentía impotente; por lo que Ernesto y el Kutu salían por las noches a azotar las ovejitas de Don Froylan, esto al niño Ernesto le divertía pero más tarde se arrepentía e iba y pedía perdón a las ovejitas. Al día siguiente este le pidió al Kutu que se marchara a lo que el Kutu le respondió que el ya había planeado irse en dos semanas. Cuando se fue, el niño Ernesto lo consideraba un cobarde aunque en otro pueblo sea considerado el mejor novillero, pues no hizo nada por defender a su mujer. El niño Ernesto termino pensando que todo el sentimiento hacia Justina era un Warma Kuyay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario