sábado, 1 de octubre de 2011

DIAMANTES Y PEDERNALES - José María Arguedas

Por: Cynthia Mühlig

Esto paso en Alk amare. Mariano, un eximio arpista, a quien la gente lo ve como un idiota por su carácter, llega al villorrio acompañado de killincho . Era de un pueblo frutero cercano, cual se fue porque su hermano Antolínle le dijo que en la capital de la provincia triunfaría pues los arpistas eran muy requeridos. En Alk amare Mariano conoce a don Aparicio, era un terrateniente que tiene bajo su mando tenia a mil indios. El era bien foráneo venia de Lambra. Don Aparicio se siente fascinado por la música de Mariano y lo acoge tratándolo de don pero lo obliga a solo tocar música para él. Don Aparicio es un enamorador terco y seduce a muchas mujeres, pero había una en especial que era una mestiza llamada Irma, de Ocobamba, a quien había raptado separándola de su familia. Pero, al llegar al pueblo la joven Adelaida, don Aparicio queda asombrado con la belleza de esta mujer era rubia y de ojos azules. Él pensaba que lo que sentía por Adelaida es amor. Don Aparicio le da regalos a la recién llegada y de esta manera el se sentía con dominio sobre ella. Esto puso a Irma triste porque ella se había mostrado fiel al terrateniente. Irma trama un plan para recuperar el amor de don Aparicio porque estaba celosa. Ella llevo con engaños a don Mariano a su casa y lo oculto. Cuando llego don Aparicio, Irma empieza a cantarle, siguiéndole don Mariano con los acordes de su arpa, tal como habían planeado. Pero don Aparicio se enfurece porque lo había traicionado. Don Mariano espera al patrón en la puerta de su habitación para pedirle perdón, pero Don Aparicio no acepto sus disculpas y le dijo que se vaya. Pero don Mariano le seguía pidiendo perdón, don Aparicio perdió el control y lo lanzo por la baranda desde el segundo piso hacia el patio. Don Mariano muere y es velado en casa de don Aparicio y enterrado con una ceremonia digna. Esta muerte le pesaba mucho al terrateniente, el empezó a recapacitar y tomar su vida más tranquila. Don Aparicio planea vengarse de Irma e imagina casarse con ella para hacerla sufrir toda la vida, pero al final la dejó ir. Él se despide de Adelaida antes de alejarse, montado en su caballo negro y llevándose al cernícalo de don Mariano, a quien alimenta con un pedazo de carne que saca del cuello de su propio caballo. El se va con la finalidad de analizar de alguna manera su culpa en la muerte del arpista.

2 comentarios: