domingo, 2 de octubre de 2011

MITOS, LEYENDAS Y CUENTOS PERUANOS - J. M. Arguedas

Por: Vanesa Oblitas

COSTA: El cura sin cabeza
Según la leyenda, un sacerdote mezquino falleció pues tuvo que pagar por sus culpas; por lo que su espíritu aparecía sin cabeza a medianoche junto al altar de la capilla.Un día un joven que se había quedado dormido se quedó atrapado en el templo y cuando despertó encontró las velas encendidas misteriosamente.Asustado, empezó a pedir ayuda pero nadie lo escuchó. Entonces, vio aparecer en el altar al cura sin cabeza. El muchacho estaba aterrorizado; sin embargo, el cura le dijo que no temiera y que él solo quería celebrar una misa. Sin otra opción el muchacho se arrodilló y escuchó la misa. Al término de esto el espíritu se fue y no volvió a aparecer en la capilla.

SIERRA: El hombre dormido
Un indígena se levantó contra el inca y huyó pero en el camino que conduce a Jesús se sintió cansado y se echó a dormir. Por su ofensa al inca el Sol lo sumió en un sueño eterno. Es por esto por lo que mucha gente que va de camino a la fuente termal de Jesús pueden ver al indígena sobre el cerro

SELVA: Los chanchitos
Un señor que tenía la costumbre de regresar de su chacra en la noche una vez cuando estaba a mitad de camino se encontró con unos chanchitos diminutos que le impedían seguir caminando. Después de un rato los chanchitos se empezaron a volver más grandes y más furiosos. A duras penas logró llegar a la ceja del pueblo; sin embargo, de pronto se encontró dentro de un bosque y los chanchos le cerraban el paso obligándolo a entrar cada vez más en el bosque. Desesperado, comenzó a orar y en un instante se encontró nuevamente en el mismo sitio donde aparecieron los chanchitos. Libre al fin, comenzó a correr hasta que llegó a su casa. Al entrar violentamente cayó desmayado y comenzó a botar espuma por la boca, su mujer e hijos lo ayudaron y al escuchar lo que había pasado supieron que el Chullachaqui había sido el autor de todas esas visiones. El señor no volvió a viajar de noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario